Go

Health Library

Hepatitis Alcohólica

Hepatitis Alcohólica

¿Qué es la hepatitis alcohólica?

La hepatitis es la inflamación del hígado, que resulta en el daño y destrucción de las células del hígado. La hepatitis alcohólica es un problema complejo, precursor de la enfermedad crónica del hígado y la cirrosis. Si una persona desarrolla hepatitis alcohólica y deja de beber, la inflamación a menudo puede ser reversible con el paso del tiempo. Sin embargo, si la persona ya ha desarrollado cirrosis, la enfermedad del hígado puede progresar rápidamente hasta convertirse en insuficiencia hepática.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis alcohólica?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la hepatitis alcohólica. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Sensibilidad a la presión abdominal.

  • Nausea.

  • Vomitando sangre o material que parece a los granos de café. 

  • Vasos sanguíneos en forma de araña en la piel.

  • Ascitis: acumulación de fluido en la cavidad abdominal.

  • Poco apetito.

  • Ictericia. Color amarillo de la piel y de los ojos.

  • La boca seca y tener sed.

  • Pérdida de peso.

  • Fatiga.

  • Sentirse enfermo.

Los síntomas de la hepatitis alcohólica pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis alcohólica?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la hepatitis alcohólica pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de sangre específicos, tales como:

    • Exámenes de la función del hígado.

    • Recuento de glóbulos rojos.

    • Tiempos de sangrado.

    • Exámenes de electrólitos.

    • Exámenes de otras sustancias químicas del organismo.

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT). Procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.

  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI). Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo. La persona se acuesta en una cama que se mueve dentro de la máquina de resonancia magnética cilíndrica. La máquina toma una serie de imágenes del interior del cuerpo mediante campos magnéticos y ondas de radio. La computadora mejora las imágenes producidas. El examen no causa dolor y no implica exposición a la radiación. Debido a que la máquina de resonancia magnética es como un túnel, algunas personas son claustrofóbicos o no pueden permanecer inmóviles durante la prueba, y puede ser que les administra un sedante para ayudarlos a relajarse.  No se permitan objetos metálicos adentro del cuarto de MRI, por eso las personas con marcapasos o clips metálicas o varillas dentro del cuerpo no pueden hacerse este examen. Toda la joyería debe ser removida antes del procedimiento. 

  • Biopsia del hígado.  Procedimiento en el que se toman muestras de tejido del hígado (con aguja o durante una operación) para examinarlas con un microscopio.

Tratamiento de la hepatitis alcohólica

El tratamiento específico de la hepatitis alcohólica será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

La persona con hepatitis alcohólica puede ser internada en el hospital o bien, tratarse de forma ambulatoria. Abstenerse de consumir alcohol es esencial para revertir la hepatitis. Se trata de un problema muy complejo que puede requerir un programa de tratamiento para el alcoholismo. No existen medicamentos para curar la hepatitis alcohólica; por lo tanto, el tratamiento está dirigido a reducir los síntomas y frenar el avance de la enfermedad.

 
Health Library

Sign Up Today for Free e-Newsletters

Find a doctor or make an appointment:
General Information: (314) 747-3000
One Barnes-Jewish Hospital Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2014, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.