Go

Health Library

Cirugía

Cirugía para el cáncer de próstata

¿Cuáles son los distintos tipos de cirugías para el cáncer de próstata?

Las siguientes son algunas de las diferentes opciones quirúrgicas para tratar el cáncer de próstata:

  • Prostatectomía radical. Un procedimiento quirúrgico mediante el cual se extraen la glándula prostática entera y parte del tejido que la rodea. Esta cirugía consiste en una incisión ya sea en el abdomen o en el área detrás del escroto.

  • Prostatectomía radical laparoscópica. Un tipo menos invasivo de prostatectomía radical en el que se retira la glándula de la próstata a través de pequeñas incisiones mediante un laparoscopio (un tubo largo, flexible e iluminado con una cámara de vídeo conectada) e instrumentos quirúrgicos delgados largos especiales. Este tipo de procedimiento es comúnmente realizado por un cirujano sentado en un panel de control para maniobrar con precisión los brazos robóticos que sostiene las herramientas quirúrgicas (prostatectomía radical laparoscópica robótica asistida).

  • Resección transuretral (RTU) de la próstata. Cirugía para extirpar parte de la glándula prostática que rodea la uretra mediante un instrumento pequeño que se coloca dentro de la próstata a través de la uretra en la punta del pene. No hay incisión con este método. La RTU se utiliza como un procedimiento paliativo (para aliviar los síntomas), no como un procedimiento para curar el cáncer.

  • Criocirugía. Un procedimiento que elimina el cáncer por congelación de las células con un pequeño instrumento metálico colocado en el tumor.

La cirugía para el cáncer de próstata, generalmente, requiere hospitalización. La duración de la hospitalización dependerá del tipo de procedimiento realizado. Un catéter urinario se inserta en la vejiga durante la cirugía, y se mantiene en su lugar por un período de tiempo posterior, a menudo durante una a dos semanas.

Las posibles complicaciones o efectos secundarios de la prostatectomía

A largo plazo, los efectos secundarios graves son de alguna manera menos comunes ahora que en el pasado, a medida que se introducen nuevos métodos quirúrgicos. Los procedimientos quirúrgicos nuevos para preservar los nervios pueden evitar lesiones permanentes en los nervios que controlan la erección y el daño a la apertura de la vejiga. Sin embargo, todavía existen posibles complicaciones y efectos secundarios de la cirugía del cáncer de próstata. Investigaciones recientes muestran que tener un cirujano experimentado lleva a un mejor resultado para los pacientes. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

  • Incontinencia. La incontinencia es la incapacidad de controlar la orina y puede resultar en el escape o goteo de orina, especialmente justo después de la cirugía. Muchos pacientes pueden controlar la orina normalmente varias semanas o meses después de la cirugía, aunque algunos pacientes pueden padecer de incontinencia permanentemente.

  • Impotencia. La impotencia es la incapacidad de tener una erección del pene. Durante un mes, o hasta varios meses, después de la cirugía, la mayoría de los hombres no son capaces de tener una erección. Finalmente, alrededor de la mitad de los hombres será capaz de tener una erección suficiente para tener relaciones sexuales pero sin eyaculación de semen, ya que la remoción de la glándula prostática impide ese proceso.

    Este efecto sobre la capacidad de un hombre para lograr una erección está relacionada con la etapa del cáncer, la capacidad del paciente para tener una erección antes de la cirugía y la edad del paciente. Sin embargo, la mayoría de los hombres que se someten a una cirugía deben esperar alguna disminución en su capacidad de tener una erección. Para los hombres que son completamente impotentes después de la cirugía, hay varias soluciones disponibles.

No parece que haya diferencias importantes en términos de estos efectos secundarios para los diferentes tipos de prostatectomía radical. Los abordajes laparoscópicos (incluida la cirugía robótica) tienden a dar lugar a hospitalizaciones más cortas, menos dolor y una recuperación más rápida, ya que utilizan incisiones más pequeñas. Pero los índices de incontinencia e impotencia son casi los mismos ya que están con el enfoque más tradicional de la prostatectomía. Una vez más, la habilidad y experiencia del cirujano probablemente importa más que el tipo de cirugía.  

 
Health Library

Sign Up Today for Free e-Newsletters

Find a doctor or make an appointment:
General Information: (314) 747-3000
One Barnes-Jewish Hospital Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2014, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.