Go

Health Library

Mantenimiento del peso ideal

Mantenimiento del peso ideal

Beneficios de mantener el peso ideal

Si bien a muchas personas les resulta difícil adelgazar, mantener el peso ideal es más difícil aún. La mayoría de las personas que bajan mucho de peso lo recuperan de dos a tres años más tarde. Una teoría acerca de la recuperación del peso adelgazado es que las personas que reducen su ingesta calórica para adelgazar experimentan una disminución de la velocidad metabólica, lo que hace que cada vez sea más difícil bajar de peso durante varios meses. Un metabolismo más lento también hace que sea más fácil recuperar el peso una vez que retoma la dieta normal. Por estos motivos, no se recomienda seguir dietas extremadamente bajas en calorías o bajar de peso rápidamente.

Se sugiere no adelgazar más de 1/2 a 2 libras por semana. Se deben incorporar cambios a largo plazo en el estilo de vida para aumentar las probabilidades de una pérdida de peso duradera.

La reducción del peso hasta alcanzar un nivel saludable acorde a la estatura de una persona puede impulsar beneficios tales como la disminución del colesterol y los niveles de azúcar en sangre, menor presión arterial, menor esfuerzo para los huesos y articulaciones, y menos trabajo para el corazón. Por lo tanto, es fundamental mantener el peso ideal para obtener beneficios en la salud durante toda la vida.

No recuperar el peso perdido requiere esfuerzo y compromiso, al igual que perderlo. Los objetivos de adelgazamiento se logran mediante una combinación de cambios en la dieta, hábitos de alimentación, ejercicio y, en casos extremos, cirugía bariátrica.

Estrategias para el mantenimiento del peso ideal

Las estrategias que favorecen el adelgazamiento también desempeñan una función importante en el mantenimiento del peso:

  • Los sistemas de apoyo que dieron resultado para la pérdida de peso pueden contribuir a que lo mantenga. De acuerdo con el Registro Nacional para el Control de Peso (National Weight Control Registry), el 55 % de los participantes del registro usaron algún tipo de programa para lograr adelgazar.

  • La actividad física desempeña una función vital y esencial en el mantenimiento del peso ideal. Los estudios han demostrado que incluso el ejercicio que no exige demasiado esfuerzo, como caminar y usar las escaleras, produce un efecto positivo. Para mantener el peso ideal se recomienda una actividad que requiera de 1.500 a 2.000 calorías por semana. Los adultos deben intentar realizar al menos 40 minutos de actividad física de moderada a enérgica como mínimo 3 a 4 veces por semana.

  • Las dietas y el ejercicio representan estrategias fundamentales para adelgazar y mantener el peso. El 94 % de las personas inscritas en el Registro Nacional de Control del Peso aumentó su actividad física.

  • Una vez alcanzado el peso deseado, se puede intentar agregar gradualmente unas 200 calorías de alimentos saludables con bajo contenido de grasa durante una semana, para comprobar si el peso se mantiene. Si no se engorda, se pueden agregar más calorías de alimentos saludables a la dieta diaria hasta determinar cuál es el equilibrio adecuado de calorías para mantener el peso deseado. Para determinar de qué manera el ajuste de la ingesta de alimentos y los niveles de ejercicio afecta el peso, es posible que se necesite cierto tiempo y el registro de datos.

Se deben seguir utilizando estrategias de comportamiento para mantener el peso. Preste atención a la ingesta como respuesta al estrés y use el ejercicio, una actividad o meditación para sobrellevarlo en lugar de comida.

Retomar temporalmente viejos hábitos no significa haber fracasado. El volver a prestar atención a las elecciones de alimentos y recurrir al ejercicio puede ayudar a adoptar comportamientos que permitan mantener el peso ideal. Identificar situaciones, tales como estados de ánimo negativos y dificultades interpersonales, e incorporar métodos alternativos de sobrellevar esas situaciones en lugar de comer, puede prevenir la recaída en viejos hábitos.

Ciclos de pérdida-recuperación del peso

Los ciclos de pérdida-recuperación de peso se producen cuando una persona adelgaza y vuelve a engordar muchas veces. Algunos estudios sugieren que el ciclo de pérdida-recuperación de peso, también llamado "dieta yo-yo" puede suponer algunos riesgos para la salud, tales como hipertensión, enfermedad de la vesícula biliar y colesterol alto. Sin embargo, estos estudios no se aplican a todos por igual. La mejor estrategia para evitar los ciclos de pérdida-recuperación y mantener un peso saludable es comprometerse a aumentar la actividad física y llevar una dieta saludable.

Un mito sobre los ciclos de pérdida-recuperación de peso es que una persona que adelgaza y engorda tendrá más problemas para volver a adelgazar y mantenerse delgado en comparación con una persona que no atraviesa estos ciclos. La mayoría de los estudios demuestran que los ciclos de pérdida-recuperación de peso no afectan la velocidad con la que el organismo quema combustible y un ciclo de pérdida-recuperación previo no influye en la capacidad de volver a adelgazar. Además, los ciclos de pérdida-recuperación no aumentan la cantidad de tejido adiposo ni su distribución alrededor del estómago.

Consulte a su médico para obtener más información.

 
Health Library

Sign Up Today for Free e-Newsletters

Find a doctor or make an appointment:
General Information: (314) 747-3000
One Barnes-Jewish Hospital Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2014, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.