Go

Health Library

Cáncer Colorrectal

Cáncer Colorrectal

¿Qué es el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal son células malignas que se encuentran en el colon o en el recto. El colon y el recto forman parte del intestino grueso, que a su vez es parte del sistema digestivo. Debido a que el cáncer de colon y el cáncer rectal tienen muchas características en común, algunas veces nos referimos a ellos de forma conjunta como "cáncer colorrectal". Los tumores cancerosos que se encuentran en el colon o en el recto también pueden propagarse a otras partes del cuerpo.

Excepto cánceres de la piel, el cáncer colorrectal es el tercero cáncer más común tanto en hombres como en mujeres. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) se esperan 148.810 casos de cáncer colorectal en 2008. La cantidad de muertes por cáncer colorrectal ha disminuido, lo que se atribuye a la mayor cantidad de evaluaciones y a la extirpación de pólipos.

¿Cuáles  son  los  tipos de  cáncer  colorrectal?

Más del 95 por ciento de los casos de cáncer colorrectal es un tipo de cáncer conocido como adenocarcinoma.  En esta sección nos centramos en este tipo.  Existen otros tipos de cáncer que se pueden encontrar en el colon y el recto, pero son raros.

Esta es una descripción general de los tipos de cáncer colorrectal:

  • adenocarcinoma
    Los adenocarcinomas son tumores que comienzan en el revestimiento de los órganos internos.  “Adeno”  significa glándula.  Estos tumores se inician en células con propiedades glandulares, o células que producen secreción.  Se pueden formar en varios órganos diferentes, como el pulmón o el seno.  En el cáncer colorrectal, los tumores precoces comienzan como pólipos adenomatosos pequeños que siguen creciendo y luego se pueden convertir en tumores malignos.

  • tumores del estroma gastrointestinal (GIST, por sus siglas en inglés)
    Estos son tumores que se inician en el tejido muscular del colon.  Pueden ser benignos (no cancerosos) al principio, pero muchos luego se convierten en cáncer.  Cuando sucede esto, se conocen como sarcomas.  El tratamiento convencional es la cirugía.

  • linfoma
    El linfoma es un cáncer que normalmente comienza en un ganglio linfático, que es parte del sistema inmunitario.  Sin embargo, también puede comenzar en el colon o el recto.  Existen  diferentes  tipos  de  linfomas.  En general, los linfomas caen en dos categorías: enfermedad de Hodgkin y linfoma de no Hodgkin.

  • carcinoides
    Los carcinoides son tumores provocados por hormonas.  Comienzan en células especiales generadoras de hormonas, en el intestino.  Por lo general no provocan síntomas.  El  tratamiento  convencional  es  la  cirugía.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer colorrectal?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del cáncer colorrectal. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente.

Las personas que presenten cualquiera de los siguientes síntomas deben consultar a su médico, especialmente si son personas mayores de 50 años de edad o tienen antecedentes familiares o personales de la enfermedad:

  • Un cambio en los hábitos intestinales, como diarrea, estreñimiento o heces más estrechas que duran más de unos pocos días.

  • Sangrado rectal o sangre en las heces.

  • Calambres o dolor abdominal constante.

  • Disminución del apetito.

  • Vómitos.

  • Fatiga y debilidad.

  • Ictericia (color amarillo de la piel y de los ojos).

Los síntomas del cáncer colorrectal pueden parecerse a los de otras condiciones, como infecciones, hemorroides y enfermedad inflamatoria del intestino. También es posible tener cáncer de colon y no tener ningún síntoma. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer colorrectal?

Los factores de riesgo pueden incluir:

  • Edad
    La mayoría de las personas que tienen cáncer colorrectal son mayores de 50 años de edad; sin embargo, puede ocurrir a cualquier edad.

  • Dieta
    El cáncer colorrectal a menudo está asociado con una dieta alta en grasas y calorías y baja en fibra.

  • Pólipos
    Los crecimientos benignos en la pared del colon o del recto son comunes en personas mayores de 50 años de edad, y se cree que producen el desarrollo del cáncer colorrectal.

  • Antecedentes personales
    Las personas que han tenido cáncer colorrectal, o un historial de pólipos adenomatosos corren un riesgo superior de desarrollar cáncer colorrectal.

  • Antecedentes familiares
    Las personas con antecedentes familiares fuertes de cáncer colorrectal en un familiar de primer grado (un progenitor o hermano antes de los 60 años o en dos familiares de primer grado de cualquier edad), corren mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

  • Colitis ulcerativa
    Las personas que tienen colitis ulcerativa, una inflamación del revestimiento del colon, corren un riesgo mayor de desarrollar cáncer colorrectal.

  • La obesidad

  • La inactividad física

  • El consumo de alcohol

  • La diabetes  

¿Qué causa el cáncer colorrectal?

Se desconoce la causa exacta de la mayoría de los cánceres colorrectales, pero los factores de riesgo conocidos mencionados anteriormente son las causas más probables. Un pequeño porcentaje de los cánceres colorrectales son causados por mutaciones genéticas heredadas. Se recomienda que las personas que tienen antecedentes familiares de cáncer colorrectal se hagan exámenes genéticos. La Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) sugiere que cualquier persona que se haga tales exámenes tenga acceso a un médico o genetista capacitado para explicar el significado de los resultados de estos exámenes.

Prevención del cáncer colorrectal:

A pesar de que la causa exacta del cáncer colorrectal se desconoce, es posible prevenir muchos cánceres de colon con lo siguiente:

  • Dieta y ejercicio
    Es importante controlar los factores de riesgo siempre que sea posible, como la dieta y el ejercicio. Comer más frutas, vegetales y alimentos de granos enteros, y evitar alimentos con alto contenido de grasa y bajo contenido de fibra, hacer el ejercicio adecuado, aunque sea poco tiempo pero de forma regular, pueden ser de ayuda.

  • Terapia con medicamentos
    Algunos estudios han demostrado que las dosis bajas de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (su sigla en inglés es NSAID) como la aspirina, y la terapia de reemplazo de estrógeno para mujeres posmenopaúsicas, pueden reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Consulte este tema con su médico.

  • Exámenes de detección
    Probablemente lo más importante en la prevención del cáncer colorrectal es hacerse los exámenes de detección a las edades recomendadas. Debido a que algunos cánceres colorrectales no pueden prevenirse, la detección temprana es la mejor forma de mejorar las probabilidades de un tratamiento exitoso y de reducir el número de muertes causadas por cáncer colorrectal.

    Las siguientes pautas de detección pueden disminuir el número de casos de la enfermedad y también pueden disminuir el índice de muertes por cáncer colorrectal al detectar la enfermedad en su etapa más temprana y más tratable.

Métodos de detección del cáncer colorrectal:

Los métodos de detección del cáncer colorrectal para las personas que no tienen ningún síntoma o factores de riesgo predominantes incluyen los siguientes:

  • Examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE)  -  el médico o el proveedor de cuidados de la salud introduce un dedo enguantado en el recto para detectar cualquier cosa inusual o anormal.

  • Examen de sangre oculta en las heces  -  busca indicios de sangre escondida (oculta) en las heces. Se coloca una cantidad muy pequeña de heces en una tarjeta especial, y luego se examina en el consultorio del médico o se envía al laboratorio.

  • prueba inmunoquímica fecal (PIF) - prueba similar a la de la sangre oculta en las heces, que no requiere restricciones en la dieta ni medicamentos antes de la prueba.

  • Uno de los siguientes:

    • Sigmoidoscopia  -  procedimiento de diagnóstico que le permite al médico examinar la parte interior de una porción del intestino grueso, y ayuda en la identificación de las causas de la diarrea, el dolor abdominal, el estreñimiento, los crecimientos anormales y la hemorragia. Un tubo con luz, flexible y corto, llamado sigmoidoscopio, se introduce en el intestino a través del recto. El sigmoidoscopio sopla aire dentro del intestino para inflarlo y hacer más fácil la visión interna.

    • Colonoscopia  -  procedimiento que le permite al médico ver la longitud completa del intestino grueso y a menudo puede ayudar a identificar crecimientos anormales, tejido inflamado, úlceras y hemorragia. Consiste en la introducción de un colonoscopio, un tubo con luz, largo y flexible, a través del recto hasta el colon. El colonoscopio le permite al médico ver el revestimiento del colon, extirpar tejido para exámenes adicionales y posiblemente tratar algunos problemas que se descubran.

    • Colonografía computarizada (colonoscopia virtual) - procedimiento que emplea la tomografía computarizada (TC) para examinar el colon y detectar pólipos o masas mediante el uso de una tecnología especial de tomografía computarizada (TC).  Una computadora procesa las imágenes para crear un modelo tridimensional (3-D) del colon.  La colonoscopia virtual no es invasiva y no requiere la inserción de una sonda en el recto, como la colonoscopia.

    • Prueba de ADN de las heces (sADN) - prueba utilizada para examinar cambios específicos en el ADN (la impronta genética de cada célula) de las heces o materia fecal que indiquen signos de cáncer colorrectal.  Es necesario que el paciente conserve una deposición intestinal y que la muestra se envíe a un laboratorio.

    • Enema de bario con contraste de aire (También llamado enema de bario de doble contraste.)  -  se administra un líquido denominado bario (un producto químico metálico, o líquido yesoso, que se utiliza para recubrir el interior de los órganos de forma que puedan verse en los rayos X) en el recto como un enema para llenar parcialmente el colon. Los rayos X del abdomen muestran estenosis (zonas estrechadas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas.

Pautas de detección del cáncer colorrectal

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda las siguientes pautas en 2008 para la detección precoz:

  • A partir de los 50 años de edad, tanto varones como mujeres deben seguir el horario de exámenes que se indica a continuación:

    • Examen de sangre oculta en las heces (ESOH) o prueba inmunoquímica fecal (PIF) cada año

    • Sigmoidoscopía flexible (SIGF) cada cinco años

    • ESOH y SIGF anuales cada cinco años

    • Enema de bario con doble contraste cada cinco años

    • Colonoscopia cada 10 años

    • CT colonografía (colonoscopia virtual) cada cinco años

    • el test de ADN de las heces (sDNA), intervalo incierto

  • Las personas con cualquiera de los siguientes factores de riesgo de cáncer colorrectal deben comenzar a someterse a procedimientos de detección a una edad temprana y con mayor frecuencia:

    • antecedentes familiares fuertes de cáncer colorrectal o pólipos en un familiar de primer grado, en un progenitor o hermano antes de los 60 años de edad o en dos familiares de primer grado a cualquier edad

    • familia con síndromes de cáncer hereditario colorrectal, como poliposis familiar adenomatosa (FAP) y cáncer de colon no poliposo hereditario (HNPCC)

    • antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos

    • antecedentes personales de enfermedad inflamatoria crónica del intestino delgado

Procedimientos de diagnóstico para el cáncer colorrectal:

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar el cáncer colorrectal pueden incluir los siguientes:

  • Examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE).

  • Examen de sangre oculta en las heces.

  • Sigmoidoscopia.

  • Colonoscopia.

  • Enema de bario.

  • Biopsia.

  • Análisis de la CEA (para medir una proteína llamada antígeno carcinoembriogénico, la cual algunas veces está más alta en pacientes que tienen cáncer colorrectal).

Tratamiento del cáncer colorrectal:

El tratamiento específico del cáncer colorrectal será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

Después de diagnosticar y clasificar por su etapa al cáncer colorrectal, su médico recomendará un plan de tratamiento. Puede incluir lo siguiente:

  • Cirugía de colon
    A menudo, el tratamiento primario del cáncer colorrectal es una operación llamada resección de colon que consiste en quitar el tejido canceroso y los tramos de tejido normal a ambos lados del tumor canceroso, y los nódulos linfáticos cercanos.

  • Radioterapia
    La radioterapia es el uso de altas dosis de radiación para eliminar las células cancerosas y reducir los tumores. Hay dos formas de administrar la radioterapia, incluyendo las siguientes: 

    • Radiación externa (radioterapia externa) -  tratamiento que envía con precisión altos niveles de radiación directamente a las células cancerosas. La máquina es controlada por el terapeuta de radiación. Como la radiación se utiliza para matar las células cancerosas y para reducir tumores, se pueden utilizar escudos especiales para proteger el tejido que rodea el área de tratamiento. 

    • Radiación interna (braquiterapia, radiación por implantes)-  se administra radiación dentro del cuerpo, lo más cerca posible del cáncer. Las sustancias que producen radiaciones, llamadas radioisótopos, se pueden ingerir, inyectar o implantar directamente dentro del tumor. Algunos de los implantes radioactivos se denominan “semillas” o cápsulas.

      La radiación interna consiste en administrar una dosis más elevada de radiación en un período de tiempo más corto en comparación con la radiación externa. Algunos tratamientos radiantes internos permanecen en el cuerpo temporalmente. Otros tratamientos internos permanecen en el cuerpo en forma permanente, aunque la sustancia radioactiva pierde su radiación en un período de tiempo breve. En algunos casos, se utilizan ambas terapias de radiación, interna y externa.

  • Quimioterapia
    La quimioterapia es el uso de fármacos anticancerígenos para tratar las células cancerosas. En la mayoría de los casos, la quimioterapia funciona interfiriendo en la capacidad de las células cancerosas de crecer o reproducirse. Diferentes grupos de medicamentos funcionan de diversas maneras para combatir las células cancerosas. El oncólogo recomendará un plan de tratamiento para cada paciente. Los estudios han demostrado que la quimioterapia después de la cirugía puede aumentar el índice de supervivencia en los pacientes que tienen cáncer de colon en algunas etapas. La quimioterapia también puede ayudar a aliviar los síntomas del cáncer avanzado.  

 
Health Library

Find a doctor or make an appointment:
General Information: (314) 747-3000
One Barnes-Jewish Hospital Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2014, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.