Go

Health Library

Sarampión

Sarampión

¿Qué es el sarampión?

El sarampión, también conocido como rubeola, es una enfermedad viral. Se caracteriza por una erupción específica y fiebre. El sarampión es muy contagioso. Se disemina a través de gotas de secreción nasal transportadas por el aire. Cuando una persona infectada tose o estornuda, las gotas se esparcen en el aire y pueden mantenerse activas y contagiosas durante dos horas. El sarampión solía ser una enfermedad infantil común, pero ahora es poco frecuente debido a la vacunación eficaz en los países desarrollados. Si bien generalmente es una enfermedad leve en los niños, el sarampión puede tener complicaciones graves en los adultos. Puede resultar fatal para niños y adultos con sistemas inmunológicos débiles.

¿Cuáles son los síntomas del sarampión?

El sarampión generalmente comienza con síntomas similares a los de la gripe. Sin embargo, cada persona puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • fiebre;

  • goteo nasal;

  • ojos irritados o de color rosa (conjuntivitis);

  • tos;

  • sensación de malestar general;

  • hinchazón de los ganglios linfáticos; y

  • dolor de cabeza.

En la mayoría de los casos, de tres a cuatro días después del inicio de la enfermedad aparecen diminutos puntos blancos dentro de la boca. En pocos días más, aparece una erupción roja que cubre todo el cuerpo. Una vez que aparece esta erupción, la fiebre puede empeorar mucho. Esta erupción desaparece después de cuatro a siete días a medida que los síntomas disminuyen.

Los síntomas del sarampión pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Qué complicaciones están comúnmente asociadas con el sarampión?

Las siguientes son algunas complicaciones que pueden derivar del sarampión:

  • infecciones de oído;

  • infecciones pulmonares (neumonía);

  • diarrea, vómitos y dolor abdominal; y

  • encefalitis (inflamación del cerebro).

¿Cuál es el tratamiento para el sarampión?

El médico determinará el tratamiento específico para el sarampión en función de lo siguiente:

  • su salud general y su historia clínica;

  • la magnitud de la afección;

  • su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección; y

  • su opinión o preferencia.

Si bien los antibióticos no tratan el sarampión en sí, pueden ser necesarios para tratar infecciones secundarias. Generalmente, el líquido en abundancia y el acetaminofén para la fiebre ayudan a que se sienta mejor.

¿Se puede prevenir el sarampión?

La MMR (measles, mumps, rubella) es una vacuna infantil contra el sarampión, las paperas y la rubeola. Las personas que tuvieron sarampión son inmunes de por vida. Sin embargo, si trabaja en un establecimiento educativo o en un entorno de atención médica, o si planea un viaje internacional, debería vacunarse para reforzar su inmunidad. Debido a que el sarampión prácticamente ha desaparecido en los Estados Unidos, la inmunidad en la mayoría de los adultos ha menguado.

Generalmente, la primera dosis de la vacuna MMR se administra cuando el niño tiene 12 meses de edad y se administra una segunda dosis entre los cuatro a seis años. Sin embargo, si han transcurrido 28 días desde la primera dosis, se puede administrar una segunda dosis antes de los cuatro años. Los bebés de seis a 11 meses que están en riesgo de contraer sarampión, como por ejemplo, antes de un viaje internacional, pueden recibir una dosis, aunque igualmente necesitarán dos dosis más.

Si tiene sarampión, tenga especial cuidado de evitar el contacto con otras personas o los lugares públicos durante aproximadamente una semana después del inicio de la erupción. Esto ayudará a prevenir un brote.

 
Health Library

Sign Up Today for Free e-Newsletters

Find a doctor or make an appointment:
General Information: (314) 747-3000
One Barnes-Jewish Hospital Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2015, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.