Select the search type
  • Site
  • Web
Go
The health library is currently experiencing some technical difficulties. We are working to resolve the issues now and apologize for the inconvenience.

Descripción general de la obesidad

Datos sobre la obesidad

El sobrepeso y la obesidad conforman una de las principales causas de muertes evitables en los Estados Unidos. La obesidad es una enfermedad crónica que puede afectar gravemente la salud.  

El sobrepeso hace referencia al exceso de peso corporal y, la obesidad, a una cantidad elevada de grasa corporal adicional. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de tener otros problemas de salud, como enfermedades coronarias, diabetes tipo 2, asma, colesterol alto, artrosis, presión arterial alta, apnea del sueño y algunos tipos de cáncer.

Los expertos en salud pública concuerdan en que el sobrepeso y la obesidad han alcanzado proporciones epidémicas en este país y por todo el mundo. Más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Según los datos más reciente de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, la obesidad es más probable entre las personas de más de 60 años que en los adultos jóvenes. Y es un problema que también afecta a los niños. Aproximadamente el 20 % de los niños y adolescentes estadounidenses de entre 2 y 19 años son obesos.

¿A quién se considera obeso?

Vista del abdomen de un hombre que está sentado en el banco de un parque con una camisa amarilla.

El sobrepeso y la obesidad son puntos diferentes de la escala que va desde el bajo peso hasta la obesidad mórbida. Lo que determina el punto de esta escala en el que se encuentra es el índice de masa corporal (IMC).

El IMC es una medición del peso en relación con la altura. Por lo general, sirve para saber la cantidad de grasa corporal que tiene. Los proveedores de atención médica usan el IMC para averiguar el riesgo que tiene de padecer enfermedades relacionadas con la obesidad. En algunas ocasiones, una persona con mucho músculo puede tener un IMC dentro de los límites del sobrepeso. Pero no se considera que estas personas tengan sobrepeso porque el tejido muscular pesa más que el adiposo.

En general, se considera que es ideal un IMC entre 20 y 24.9 en los adultos. Un IMC de más de 25 se considera sobrepeso. Se considera que una persona tiene obesidad si su IMC es mayor de 30 y se considera que tiene obesidad mórbida si el IMC es de 40 o más.

En general, a partir de los 50 años, el peso de los hombres tiende a mantenerse igual y por lo general disminuye un poco entre los 60 y los 74 años. En cambio, el peso de las mujeres tiende a aumentar hasta los 60 años y después empieza a bajar.

La obesidad también se puede medir por la proporción entre la cintura y la cadera. Se trata de una herramienta de medición que analiza la cantidad de grasa en la cintura en comparación con la cantidad de grasa de la cadera y los glúteos. La circunferencia de la cintura indica la cantidad de grasa abdominal. El aumento de grasa abdominal se relaciona con la diabetes tipo 2, el colesterol alto, la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas. Una circunferencia de cintura de más de 40 pulgadas (102 cm) en los hombres y de más de 35 pulgadas (89 cm) en las mujeres puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas y otras enfermedades vinculadas al sobrepeso.

Hable con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta sobre el peso corporal saludable.

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

En muchos aspectos, la obesidad es una enfermedad desconcertante. Los expertos no saben exactamente cómo regula el cuerpo el peso y la grasa. Sí saben que una persona aumenta de peso cuando consume más calorías de las que gasta en energía cada día.

Pero los factores de riesgo que determinan la obesidad pueden ser complejos. Por lo general, se trata de una combinación de genes, factores socioeconómicos, el metabolismo y las elecciones de estilo de vida. Algunos trastornos endocrinos, enfermedades y medicamentos también pueden afectar el peso de una persona.

A continuación se describen algunos factores que pueden influir en la obesidad.

Genética

En los estudios se ha demostrado que la probabilidad de que alguien llegue a ser obeso se transmite por los genes de la familia. Se han encontrado varios genes que parecen estar vinculados con la obesidad. Los genes, por ejemplo, pueden afectar dónde se almacena la grasa adicional en el cuerpo. Pero la mayoría de los investigadores cree que hay más de un solo gen implicado en la epidemia de la obesidad. Se siguen haciendo más investigaciones para comprender mejor cómo interactúan los genes y el estilo de vida para causar la obesidad. Dado que las familias comen juntas y comparten otras actividades, el entorno y el estilo de vida también influyen.

Factores metabólicos

La manera en la que el cuerpo usa la energía es diferente de una persona a otra. El metabolismo y las hormonas son diferentes en cada persona, y estos factores cumplen una función en la cantidad de peso que sube una persona. Un ejemplo es la grelina, la “hormona del hambre” que regula el apetito. Los investigadores descubrieron que la grelina puede ayudar a provocar el hambre. Otra hormona llamada leptina puede disminuir el hambre. Otro ejemplo es el síndrome del ovario poliquístico, una afección de las mujeres que se debe a los niveles altos de ciertas hormonas. Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico tienen más probabilidades de ser obesas.

Factores socioeconómicos

Cuánto dinero gana también puede influir en la obesidad particularmente en el caso de las mujeres. Las mujeres pobres y de una condición social más baja tienen más probabilidades de ser obesas que las mujeres de un nivel socioeconómico más alto. La obesidad se da aún más entre los grupos minoritarios.

Elecciones en el estilo de vida

Tanto comer en exceso como no hacer ejercicio contribuyen a la obesidad. Pero estas elecciones de estilo de vida se pueden cambiar. Si muchas de las calorías que consume provienen de alimentos refinados o con alto contenido de azúcar o grasa, es probable que suba de peso. Si hace poco ejercicio o nada, se le hará más difícil bajar de peso o mantener un peso saludable.

Medicamentos

Los medicamentos como los corticoesteroides, los antidepresivos y los anticonvulsivos pueden hacer que suba un poco de peso.

Emociones

El hambre emocional, es decir, comer por estar aburrido o triste, puede producir aumento de peso. Dormir demasiado poco también puede contribuir a subir de peso. Las personas que duermen menos de 5 horas por noche tienen más probabilidades de volverse obesas que las personas que duermen 7 a 8 horas.

Efectos de la obesidad en la salud

La obesidad tiene efectos negativos de amplio alcance en la salud. En los Estados Unidos, las afecciones relacionadas con la obesidad cuestan más de $150 mil millones cada año, además de causar muertes prematuras. Los efectos en la salud vinculados a la obesidad incluyen lo siguiente:

Presión arterial alta

El peso adicional necesita más sangre para circular por los tejidos adiposos y hace que los vasos sanguíneos se estrechen (enfermedad de las arterias coronarias). En consecuencia, el corazón tiene que esforzarse más, ya que tiene que bombear más sangre y con mayor resistencia de los vasos sanguíneos. Todo esto puede provocar una ataque al corazón (infarto de miocardio). La mayor circulación de sangre y el aumento de la resistencia también implican mayor presión en las paredes de las arterias. El aumento de presión en las paredes de las arterias aumenta la presión arterial. El peso adicional también aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre y disminuye los niveles de colesterol HDL (“bueno”), lo cual aumenta aún más el riesgo de enfermedades cardíacas.

Diabetes tipo 2

La obesidad es la causa principal de la diabetes tipo 2. Puede hacer que el cuerpo se vuelva resistente a la insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre. Cuando esto sucede, el nivel de azúcar en la sangre aumenta. Hasta la obesidad moderada aumenta drásticamente el riesgo de diabetes.

Enfermedades cardíacas

La aterosclerosis, es decir, el endurecimiento de las arterias, ocurre con mayor frecuencia en las personas que tienen obesidad. La enfermedad de las arterias coronarias también en más común en las personas con obesidad, ya que se acumulan los depósitos de grasa en las arterias que llevan la sangre al corazón. El estrechamiento de las arterias y la reducción del flujo sanguíneo al corazón pueden provocar dolor en el pecho, llamado angina de pecho, o un ataque al corazón. También pueden formarse coágulos de sangre en las arterias estrechadas. Los coágulos pueden desprenderse y desplazarse hacia el cerebro, lo que causa un ataque cerebral.

Problemas de las articulaciones, por ejemplo, artrosis

La obesidad afecta las rodillas y las caderas porque el peso adicional causa presión en las articulaciones. Es posible que la cirugía de reemplazo de la articulación no sea conveniente para una persona con obesidad, ya que la articulación artificial tiene mayor riesgo de aflojarse y causar más daños.

Apnea del sueño y problemas respiratorios asociados con la obesidad

La apnea del sueño hace que las personas dejen de respirar por períodos breves mientras duermen. Interrumpe el sueño y produce somnolencia durante el día. También causa ronquidos fuertes. La apnea del sueño también está asociada a la presión arterial alta. Los problemas respiratorios vinculados a la obesidad ocurren cuando el peso adicional de la pared torácica presiona los pulmones. Esto limita la respiración.

Cáncer

Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de padecer una variedad de tipos de cáncer, según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer (American Cancer Society). En las mujeres con obesidad, el riesgo es mayor para el cáncer de endometrio (la mucosa que recubre el interior del útero) en las mujeres más jóvenes. Las mujeres con obesidad que alcanzaron la menopausia también tienen mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Los hombres con sobrepeso tienen mayor riesgo de padecer cáncer de próstata. Tanto los hombres como las mujeres con obesidad tienen mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Síndrome metabólico

El Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol afirma que el síndrome metabólico es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares. El síndrome metabólico tiene varios factores de riesgo principales, a saber, obesidad abdominal, niveles altos de triglicéridos en la sangre, niveles bajos de colesterol HDL, presión arterial alta y resistencia a la insulina (diabetes tipo 2 grave). Tener al menos tres de estos factores de riesgo confirma el diagnóstico de síndrome metabólico. 

Efectos psicosociales

Las personas con sobrepeso u obesidad pueden tener problemas a nivel social o psicológico. Esto se debe a que la cultura de los Estados Unidos por lo general valora la imagen corporal excesivamente delgada. A menudo se culpa a las personas que tienen sobrepeso y obesidad por su afección. Hay quienes consideran que son haraganas o de carácter débil. Es común que las personas con sobrepeso u obesidad ganen menos que otras personas o tengan menos relaciones amorosas o ninguna. La desaprobación y el prejuicio que tienen algunas personas contra quienes tienen sobrepeso puede convertirse en discriminación e incluso atormentarlos. La depresión y la ansiedad son más comunes entre quienes tienen sobrepeso y obesidad. 

Sign Up Today for Free e-Newsletters

Get the latest in medical technology, research and disease prevention sent to your inbox.
Find a doctor or make an appointment: 855.925.0631
General Information: 314.747.3000
One Barnes-Jewish Plaza
St. Louis, MO 63110
© Copyright 1997-2021, Barnes-Jewish Hospital. All Rights Reserved.